Letra L

L

 

Laberintitis

f. Inflamación de las distintas estructuras del laberinto del oído. Es la complicación más frecuente de la otitis media debida a una extensión de la inflamación hacia el hueso temporal.

Laberinto

m. Oído interno. Se distingue un laberinto membranoso y otro óseo. El laberinto membranoso comprende el caracol, el utrículo, el sáculo y los conductos semicirculares, y contiene endolinfa. El laberinto óseo rodea al membranoso; entre ambos existe un espacio ocupado por la perilinfa. Todo el laberinto está alojado en la porción petrosa del temporal.

Labial

adj. Perteneciente o relativo al labio.

Labilidad

f. Falta de estabilidad.

Labio

m. Repliegue que delimita un orificio. Cuando la palabra labio no va seguida de un calificativo que lo determina, se entiende que se refiere al labio superior o inferior de la boca. También existen los labios mayores de la vulva, dos pliegues, que delimitan externamente la vulva; y labios menores de la vulva, dos pliegues anteroposteriores, más finos que los mayores, que delimitan el orificio vaginal y uretral.

Laceración

f. Herida, habitualmente pequeña, de un órgano o tejido. Ver herida lacerada.

Lacerado

adj. Que padece una herida por desgarro.

Lacocistorrinostomía

f. Intervención quirúrgica que se utiliza en casos de obstrucción de la vía lagrimal y que tiene por objeto comunicar el lago lagrimal directamente con la fosa nasal.

Lacrimación

f. Derrame de lágrimas. Además de por causas emocionales, está motivada por la irritación conjuntival y el depósito de un cuerpo extraño en la parte descubierta del ojo. La secreción de lágrimas es continua, pero se realiza en tan pequeña cantidad que no se vierten directamente al exterior, sino que son recogidas por los conductillos lagrimales y el saco lagrimal, desembocando en el meato inferior de las fosas nasales.

Lactación

f. Producción y secreción de leche por la mama después de un parto. Se distingue la lactogénesis o producción de leche y la expulsión de la misma, denominada lactopoyesis, que ocurre en el momento de la succión del pezón por parte del recién nacido.

Lactagogo

adj. Se dice de la sustancia que estimula la producción de leche.

Lactancia

f. Secreción de leche por las glándulas mamarias, que ocurre fisiológicamente en el periodo posparto para alimentación del neonato.

Lactante

m. Niño en edad de lactar; en otras épocas la lactancia se prolongaba durante el primer año de vida.

Lácteo

adj. Perteneciente o que está relacionado con la leche.

Lactobacillus

Género bacteriano de bacilos largos, rectos o curvados, gram-positivos, no formadores de endosporas, catalasanegativos y, en general, inmóviles. Son microaerófilos y crecen mejor en anaerobiosis. Fermentan azúcares formando el ácido láctico, por lo que se integran en el grupo denominado bacterias acidolácticas. Los lactobacilos se encuentran ampliamente distribuidos; el tracto intestinal del hombre y de los animales alberga muchas especies. Lactobacillus acidophilus es la especie intestinal más importante; se utiliza industrialmente en la preparación de productos farmacéuticos para restablecer la microbiota intestinal después de tratamientos antibióticos. Diversas especies de Lactobacillus intervienen en la producción de alimentos fermentados como yogures, quesos y embutidos.

Lactógeno

m. Sustancia que aumenta la producción de leche. Los dos lactógenos más importantes son la hormona lactógena placentaria y la prolactina producida por la hipófisis.

Ladilla

f. Parásito áptero que parasita regiones pilosas, preferentemente el pubis.

Laetrile

m. Sustancia sin utilidad demostrada, que ha sido solicitada con mucha frecuencia a los médicos por haber corrido el rumor de que curaba ciertos tipos de cáncer.

Lagoftalmos

m. Imposibilidad para lograr el cierre de la hendidura palpebral debido a la parálisis de nervio facial de la cara.

Lágrima

f. Secreción que se vierte en la parte superoexterna del fórnix conjuntival y alcanza el ángulo interno del ojo, donde pasa a los conductillos lagrimales. Su secreción es continua, pues cumple importantes misiones: mantiene húmeda la córnea y toda la parte descubierta del ojo, arrastra los cuerpos extraños y defiende, mediante la lisozima, la conjuntiva de la infección por microorganismos.